La crisis económica y la necesidad de vivienda van en marcado ascenso


ASESORÍA GENERAL

 

La crisis económica que efectivamente percibe la gente no es el fruto de un ineludible fenómeno meteorológico ni de una epidemia generalizada, sino el producto directo de gestiones gubernamentales que no priorizan adecuadamente las necesidades primarias de la población (alimentación y servicios accesibles, seguridad, educación, salud, vivienda, etc.).

Tal como se ilustra (ver imagen de Retiro de Tapa), SIN HORIZONTE EXISTIRÍAN 82 BARRIOS MENOS EN CÓRDOBA CAPITAL (o bien 14.000 viviendas sociales menos), lo cual es mucho.

Horizonte y sus logros (vivienda propia, lote, servicios y gastos conexos, todo autosolventado por sus Asociados) configuran la cooperativa más grande del País en materia de vivienda social autofinanciada y, si bien nunca podríamos sustituir el accionar de un Estado “pro-vivienda”, HORIZONTE ha demostrado ser en vivienda social UNA HERRAMIENTA QUE FUNCIONA BIEN!!, lo cual lamentablemente va generando una larga fila de aprovechados, que “se ponen en acreedores u obstaculizadores de algo nuevo”.

Por caso, en lugar de apoyo y trabajo en conjunto, muchas veces lo que vamos recibiendo del Sector Público son más trabas, más exigencias y más silencio cómplice por parte de quien tiene que intervenir corrigiendo los atropellos recibidos.

Finalmente el cóctel descripto en el párrafo precedente, termina impactando en los bolsillos de sectores menos acomodados de la sociedad, dificultando que nuestros Asociados avancen, o directamente imposibilitando que otros sectores adopten el camino cooperativo hacia la casa propia, ¡sin que exista otra alternativa!

Entrando un poco mas en detalle podemos testimoniar que las exigencias burocráticas Municipales y Provinciales, se incrementan casi mes a mes, a punto tal que una misma Área o Repartición, suele dividirse en dos o tres sub secciones en muchos casos con disposiciones y exigencias contradictorias entre sí; complicándonos así el accionar en forma extrema.

No es nada la maraña burocrática, si la comparamos con otras nuevas exigencias que incrementan el valor de la vivienda para el Asociado, tales como obligarlo a que soporte el costo y/o ejecute Obra Pública Estatal de nexo (agua, energía, alumbrado, cloacas, etc.), además de tener que solventarse su propio lote, vivienda, servicios, tasas, etc.

En más de 36 años de trayectoria, ¡82 barrios en Córdoba!

Pero el caso más escandaloso y candente es la pretensión del Fisco Provincial de que nuestros Asociados -después de 36 años- también  comiencen a pagarle Impuestos sobre los Ingresos Brutos, agregándolos al costo de su vivienda autosolventada. Sería como decir, “comience a pagarme este nuevo impuesto, cuyo hecho imponible es solucionarse solo y de manera cooperativa el problema de la casa propia”.

Como es conocido y notorio se publicaron recientemente múltiples solicitadas, denuncias y artículos perio- dísticos por parte de Horizonte y por los medios de difusión, referidos a semejante mamarracho recaudatorio (a lo cual debe agregarse el creciente apoyo recibido en las Redes Sociales), aunque por el momento y tras varias entrevistas mantenidas con autoridades Provinciales, hemos abierto un compás de espera, tratando de lograr algún punto de conciliación, que evite prolongar beligerancias judiciales, sociales, mediáticas, etc.

Lo único que podemos anticipar es nuestra voluntad de lograr acuerdo sin castigar aun más el bolsillo del Asociado y que en el caso de no ocurrir así, procuraremos llevar al debate público de los cordobeses la respectiva situación y cada nueva noticia que se produzca, hasta que sea la Justicia misma la que se pronuncie sobre la cuestión de fondo.

No tan solo debatiremos en ámbitos administrativos y/o judiciales, sino que todos los cordobeses podremos participar en la discusión de fondo, que en definitiva consiste en resolver si es el Estado quien debe garantizar a todo ciudadano el acceso a la vivienda digna como lo establece la Constitución; o bien, si son los sectores que se autoprocuran la vivienda social quienes además, deben pagar un nuevo impuesto al Estado por tal hecho.

Desde ya anticipamos nuestro profundo agradecimiento a los numerosos sectores societarios, académicos, legislativos, gremiales y otros que nos ofrecieron apoyo público explícito en esta causa, en caso de ser necesario. Si llegase el momento nos convocaremos todos a los efectos necesarios y pertinentes, y con la contundencia del caso.

Cambiando de ángulo, queremos sinceramente felicitar y alentar a esa imponente masa de Asociados que según constatamos sigue empujando y logrando su vivienda propia, la cual en tiempos de crisis económica pasa a ser prioridad número uno, ante la imposibilidad de elegir seguir alquilando o viviendo “de prestado”.

Lo único que queda por recomendar es que se haga uso a conciencia de la Flexibilidad prevista por Cooperativa, ya que si pretendemos paliar nuestra crisis no aportando por la vivienda de Cooperativa en la que estamos habitando, privaremos de poder usar esa Flexibilidad (que tiene un cupo total) a otros adjudicatarios que indispensablemente la necesitan.

Si usted está en situación de Flexibilidad acordada o de “sobreutilización”, en breve será visitado por un Operador de Relaciones Societarias, a los efectos de dialogar y verificar su real situación.

Cerrando la presente nota reafirmamos que la situación (económica, financiera y operativa) de Horizonte es sólida, y que crisis como la actual hemos pasado varias y las seguiremos sobrellevando. Tan solo como ejemplo valga mencionar la próxima adjudicación del mes de Abril, de 156 nuevas viviendas (91 ya construidas).

 

Cr. Julián Benassi

Asesor General, Autor y responsable de la puesta en práctica del sistema de vivienda.

“En la década del 60/70 el concepto de luchar por la justicia social (o distributiva) era moneda corriente; mejorar la calidad de vida de todos era lo más deseable y sustentable, aun para el propio progreso individual. Yo tenía claro, contrariando a mis profesores de economía, que no daba lo mismo producir `cañones de mantequilla´ según lo más rentable (uno mata, el otro alimenta). Traducido en el tiempo, no es lo mismo administrar para la vivienda social, que construir para sectores acomodados.

Mis abuelos y padres, inmigrantes italianos del pos guerra, al volver de sus empleos construían casas exclusivamente con sus trabajos y ahorros, deteniendo la marcha cuando estos se agotaban (es decir, libre aporte, deuda cero, aporte en dinero o especies, no intereses ni ganancias).

Desde aquella ideología y experiencia familiar al desarrollo del sistema hubo un solo paso, lo más difícil después fue llevarlo a la práctica”.

Entrevista a Julián Benassi - Programa “Al fin y al cabo” (Canal C) – 2018

Cr. Julián Benassi: discurso de fin de año en la FAC

Cr. Julián Benassi en Tv. - Canal C - Programa "Al fin y al cabo"