Conceptos que hicieron camino… ¡Hacia las 14.000 viviendas adjudicadas!


 

Cr. Julián Benassi

 

ESPACIO DE ASESORÍA GENERAL

Repasando un archivo de artículos redactados por el Cr. Julián Benassi, que habitualmente ocupan el presente espacio, fui recabando algunos conceptos por demás importantes y que -a mi criterio- están en la base del “cómo es”, “cómo funciona” y “qué resultados produjo” el Sistema Horizonte, el cual es de su autoría.

Un importante ejemplo parte desde la génesis y abarca los más de 36 años de trayectoria: LA VIVIENDA SOCIAL. Un concepto que puede observarse frecuentemente en varios artículos y no es casualidad: hay una historia detrás del mismo. Ya lo señalaba Benassi en Agosto de 2007 cuando contaba que “en las décadas del 60/70 (…) el concepto de luchar por una Justicia Social generalizada era moneda corriente”. Luego agregaba: “En la Facultad de Ciencias Económicas se nos enseñaba mediante una curva específica, que entre ‘cañones y mantequilla’ había que producir simplemente lo más rentable”. Claramente estuvo en desacuerdo con esto último, sosteniendo lo evidente (aunque no tan evidente para algunos): “Uno mata, el otro alimenta”, decía. Y añadía que “no sería lo mismo hoy desarrollar countries (para segmentos acomodados de la sociedad), que administrar para la vivienda social, donde las alternativas de llegar a la casa propia son pocas o nulas para masivos sectores”. Se requería de una idea con base social arraigada, que pudiese comenzar a dar efectiva solución -en este caso- a lo que era y continúa siendo un Derecho Constitucional: la vivienda propia.

1982 “MARCHAMOS”, primer Órgano Informativo de Cooperativa Horizonte, medio por el cual el Cr. Benassi comenzó a difundir lo que hoy representa un verdadero ícono en nuestra ciudad, en materia de Vivienda Social Autofinanciada.

 

Y otro ejemplo: “SECTORES SOCIALES MENOS FAVORECIDOS”. La vivienda social, naturalmente destinada a sectores sociales menos favorecidos, es específicamente diseñada, construida y adjudicada mediante una operatoria blanda, al efectivo alcance de “trabajadores, empleados, técnicos y profesionales, a quienes no puede atender el sector lucrativo privado o el Estado, debido a sus ingresos bajos y/o informales”.

Y otro: “UN SISTEMA COOPERATIVO, el cual -especialmente en el caso de Horizonte- no tiene como objetivo maximizar beneficios (tal como una empresa lucrativa que vende sus productos al mercado), sino maximizar viviendas entregadas, por lo cual opera a utilidad cero. Hacia Diciembre de 2009, bien lo resumía el Asesor General: “La Cooperativa, por una parte, se autofinancia organizadamente y administra pequeños aportes en dinero,  trabajo, tierra o materiales de sus Asociados; por otra, autoproduce materiales, compra y fracciona tierra, y construye viviendas e infraestructura de servicios. Todo ello acorde a normativa vigente y según posibilidades económicas de sus Asociados”.

Y uno más: LIBREAPORTE. En otro extracto de Agosto de 2007, el creador del Sistema Horizonte relataba  -como supo hacerlo en algunas otras ocasiones y medios- lo siguiente: “Seguramente, elegí el tema vivienda porque mis abuelos y padres eran inmigrantes italianos de la posguerra que manejaban un oficio y una importante cultura del trabajo. Diariamente, al regresar de sus empleos, construían sus viviendas mediante pequeños ahorros y trabajo (y en esa me tocaba de peón). Cuando no había ahorros interrumpían la obra, pero antes o después llegaban a la meta (tener su casa). Sin embargo, no existía sistema estatal, ni cooperativo, ni privado, donde se pudiese llegar a la vivienda interrumpiendo aportes (Libreaporte), sin intereses, sin ganancias, aportando con trabajo, etcétera”. Una de las históricas características y facilidades de Horizonte es justamente el Libreaporte, donde el Asociado aporta en la medida de sus posibilidades, avanzando o deteniendo el mismo de acuerdo a su situación.

Los conceptos hasta aquí citados no alcanzan aún para describir, al menos de manera un tanto más completa y abarcativa, el camino hacia las 14.000 viviendas hoy adjudicadas. Otros tantos de gran envergadura forman parte del ADN del Sistema Horizonte.

Y entre tantos otros… BUENO, BONITO Y BARATO. En reiteradas ocasiones, Benassi supo hacer referencia a la búsqueda y logro de las “3 B”. Porque si de tener fines sociales y llegar a sectores sociales  menos favorecidos se trata, sería prácticamente imposible lograrlo sin una eficiencia productiva superior. Mejor aún lo resumió él mismo en Agosto de este año: “Si una cooperativa no sabe producir ‘bueno, bonito y barato’ mejor que el sector privado, la sociedad elegirá y gozará de las pocas o muchas posibilidades y calidad de vida que el mercado lucrativo le brinde (sin mejores alternativas cooperativas viables)”.

Y otro: “ACCESIBILIDAD, FLEXIBILIDAD Y BAJOS COSTOS. El Asesor General hacía referencia a tales conceptos, hacia Diciembre de 2012: “Hoy sabemos que no hay vivienda social si exigimos requisitos incumplibles. No hay vivienda social sin bajos costos para el Asociado. No hay bajos costos construyendo viviendas para hacer negocios, ni menos aun para apostar al incumplimiento del Asociado y a su posterior ‘desahucio’ y remate de la casa a precio vil (…) Tampoco hay bajo costo sin tomar en propias manos la producción, conducción y administración eficiente de materiales, viviendas e infraestructura, en lugar de tercerizarlo todo. Tampoco se llega a la vivienda propia en planes u operatorias que no posean flexibilidad acorde a los posibles vaivenes de las economías particulares y/o de la economía general”. Cabe recordar que desde siempre la Cooperativa -y a diferencia de otras tantas propuestas privadas y/o estatales- no exige requisitos de ningún tipo para ingresar a la misma. Una vez emprendido el camino, el Asociado cuenta con el sistema de Libreaporte ya mencionado, tornándose evidente la accesibilidad. Luego de adjudicar, cuenta con amplios Mecanismos de Flexibilidad que otorgan una gran contención y acompañamiento al Adjudicatario en caso de que, por situación económica o por otros motivos acreditables, su cumplimiento se complique.

Y va otro: “INSPIRACIÓN Y TRANSPIRACIÓN”, dos factores fundamentales que atraviesan todo el Sistema y sus más de 36 años de historia. Dos condiciones sine qua non que, de no haber estado presentes, poco se hubiera logrado.

De la siguiente manera, lo describió Julián en su artículo de Abril de 2018: “Horizonte fue siempre (para el bien o para el mal) una presa muy preciada, pero en realidad se trata de la tradicional fórmula del éxito de siempre: el 1% de inspiración y el 99% de transpiración. La inspiración  incluye procedimientos de ejecución y de control verdaderamente eficaces, así como un prioritario interés en lograr llegada con vivienda social y, en protección de ello, sólidas defensas contra incesantes nuevos ‘acreedores’ inventados y otras múltiples formas de latrocinios de la más diversa índole que impactarían en los costos. La transpiración, en cambio, proviene del Asociado, que recupera con Horizonte la cultura del esfuerzo posible por la vivienda propia; y también proviene del importantísimo esfuerzo desplegado por la Cooperativa, por ampliar sus técnicas y su organización para mantenerse a la altura de las circunstancias, o un paso más adelante”.

 

Principios de la década del 90´, el Cr. Julián Benassi recorriendo la Fracción Balcarce: Horizonte camino a convertirse en una verdadera herramienta para la sociedad.

 

Y uno más: COOPERATIVISMO Y EFICIENCIA. Si bien hice mención a Horizonte como sistema cooperativo, es pertinente evocar nuevamente el término cooperativismo sumado aquí al de eficiencia, tal cual el Asesor General tituló en el artículo de Agosto de 2018: Cooperativismo y eficiencia”.

Simplemente porque planes cooperativos pueden existir decenas, pero sólo un eficiente sistema administrativo puede lograr verdaderos resultados sociales y concretos, que perduren y se acrecienten con el paso del tiempo. En la nota mencionada, podemos vislumbrar una serie de conceptos y características que bien podrían haber tenido apartados especiales a lo largo de estas líneas, pero que por razones lógicas de espacio, no puedo extenderme. Citando al  Contador, “Horizonte logra resultado social de significativa magnitud y sostenido en el tiempo, según se conoce, reuniendo para ello cooperativismo, sistema, eficiencia productiva y societaria. En base a esta combinación, el Asociado conoce, accede, elige, decide, controla y recibe contención”. Por su parte, “la organización cooperativa ejecuta, produce y construye en forma directa todo lo necesario para proveer viviendas al costo de un lote, en muchos casos”.

Y en definitiva: UNA HERRAMIENTA DE LA SOCIEDAD”. “Si tenemos que ensayar o resumir una explicación, indudablemente diremos que la Cooperativa fue adoptada por la ciudadanía cordobesa -en forma generalizada- como una verdadera herramienta para llegar a la casa propia”, decía Julián en otro extracto de Diciembre de 2012. Posteriormente, agregó: “Hoy se sabe que Horizonte es una de las soluciones más concretas y menos azarosa para sectores no acomodados”. A partir de esto, podemos notar que además de ser un sistema cooperativo con fines de vivienda social (bien vimos, es el “abc” de la Institución), con el paso de los años las crecientes complicaciones para llegar a la casa propia por parte de muchos sectores, han tenido como vía de escape que un importante porcentaje de la sociedad cordobesa haga de Horizonte -más que una opción- una verdadera herramienta para lograr el objetivo.

En más de 36 años de trayectoria, 14.000 grandes historias fueron posibles gracias a un sistema seguro, concreto, accesible y flexible. Una Organización que -junto a los Asociados- batalló y superó victoriosamente todas las crisis y embates económicos a nivel País, a la par de diversas trabas y problemáticas mayoritariamente ajenas y/o externas a la Institución.

A lo largo de 40 artículos escritos por el Contador, pude repasar cuestiones tales como escollos y ordenanzas burocráticas ante diversos trámites de envergadura; especulación (por ende encarecimiento) en el valor de las tierras por parte de privados; adaptación de tipologías de viviendas y mayor eficientización ante las crisis más pronunciadas, de manera tal de poder seguir llegando a toda la masa societaria y futuros Asociados; intentos  -por parte de diversos Entes proveedores de servicios básicos- de trasladar a la Cooperativa y sus Asociados, los costos de Obra Pública para tales servicios indispensables (a los cuales el Estado debe garantizar Constitucionalmente el acceso para todo ciudadano); entre tantos otros.

Para cerrar, he recorrido buena parte de la historia de una Institución que ha promovido y concretado a lo largo de sus años LA VIVIENDA SOCIAL; destinada a SECTORES SOCIALES MENOS FAVORECIDOS; por medio de un verdadero SISTEMA COOPERATIVO; brindando a sus Asociados la posibilidad de avanzar, o bien detenerse momentáneamente, ante situaciones económicas difíciles a través del LIBREAPORTE. A su vez, que ha logrado proveer un bien social BUENO, BONITO Y BARATO; ha sido -y es- de fácil ACCESIBILIDAD; brindando FLEXIBILIDADante diversas complejidades que pudiesen surgir; y ha trabajado permanentemente en la búsqueda de BAJOS COSTOS. Que INSPIRACIÓN Y TRANSPIRACIÓN mediante, conjugó COOPERATIVISMO Y EFICIENCIA, transformándose en una genuina HERRAMIENTA DE LA SOCIEDAD.

Y por si esto fuera poco, supo batallar ante decenas de vicisitudes, siendo gran parte de estas, causa y consecuencia de factores ajenos y/o externos.

 

Más de 36 años de caminar, de transitar ese camino que dio como resultado las hasta hoy 14.000 viviendas ya adjudicadas… ¡EVIDENTEMENTE, ES UN LOGRO SOCIAL GIGANTESCO!

Pensamiento, acción y eficiencia productiva al servicio de la Vivienda Social.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Cr. Julián Benassi en Tv. – Canal C – Programa “Al fin y al cabo”