El “Sistema Horizonte”: un antes y un después en vivienda social cordobesa


 

Cr. Julián Benassi

 

Sin irnos más atrás en la historia, hasta la década del 80´aproximadamente el conseguir la vivienda propia para sectores menos acomodados, se repartía entre beneficiarios de Planes tipo I.P.V., beneficiarios en condiciones de acceder a Créditos del Banco Hipotecario (en ambos casos insuficientes en relación a la cantidad de interesados) y, también, en una significativa cantidad de autoconstructores que a partir de comprar un lote, aplicaban durante el lapso de tiempo necesario, trabajo y salario propio, con más algunas financiaciones menores, hasta llegar a una casa mínima, aunque más no sea.

Luego, avanzando los años el acceso a lote propio se tornó imposible para amplios sectores (a la par que el vandalismo arreció) con todo lo cual la viabilidad de autoconstruir se fue perdiendo. Así, lograr la casa propia quedó dependiendo de mejores o peores programas de créditos hipotecarios y/o con subsidios instrumentados por diferentes gestiones de gobierno.

Después, el emergente Sistema Horizonte se fue consolidando y con él se restablecía la posibilidad de lograr la casa propia con similares aportes y esfuerzos del autoconstructor de antaño, aunque con muchas ventajas. A partir de ahí pudimos observar un fuerte y positivo impacto sobre la sociedad cordobesa (rumbo ya a las 13.000 viviendas entregadas) y, paralelamente, una fuerte curiosidad “no muy santa” por averiguar los “secretos del Sistema”, puesto de manifiesto por sectores políticos, empresariales o por traficantes de información en general. En tal sentido, Horizonte fue siempre una presa muy preciada, pero en realidad se trata de la tradicional fórmula del éxito de siempre: el 1% de inspiración y el 99% de transpiración.

La “inspiración” incluye procedimientos de ejecución y de control verdaderamente eficaces, así como un prioritario interés en lograr llegada con vivienda social a la gente y, en protección de ello, sólidas defensas contra incesantes nuevos “acreedores” inventados y otras múltiples formas de latrocinios de la más diversa índole que impactarían aumentando costos.

La “transpiración” en cambio proviene del Asociado, que recupera con Horizonte la cultura del esfuerzo posible por la vivienda propia; y también proviene del importantísimo esfuerzo desplegado por la Cooperativa, por ampliar sus técnicas y su organización para mantenerse a la altura de las circunstancias, o un paso más adelante.

La organización de la Cooperativa se basa en 12 Coordinaciones y un total de aproximadamente 50 Áreas y Sub Áreas, con su responsable a cargo cada una, buena parte de ellas directamente productoras de bienes y servicios para consumo propio, de las más diversas índoles. Por ejemplo: logística, imprenta, bar-comedor, limpieza, seguridad, prensa y campañas de difusión, desarrollo de computación, salud, capacitación, proyecto y ejecución de infraestructura básica y P.C.I., viviendas y obras especiales, compras, producción de materiales en Planta Fabril, control y auditoría sobre todas las Áreas, incluyendo Sucursales, etc.

Sobre las mencionadas bases y otros tantos Manuales de Procedimientos y capacitación de recursos humanos, nos profesionalizamos en acrecentar eficiencia productiva, trasladándola al Asociado a manera de tipologías de menor costo que atienden a nuevos segmentos sociales, y/o como viviendas con mayores e indispensables prestaciones, a igualdad de costos.

Apuntamos y aportamos así a una sociedad pensada para todos, lo cual en vivienda significa restaurar en Córdoba la posibilidad de vivienda propia para sectores menos acomodados, no atendibles por el Estado ni por el sector lucrativo privado. Hace unos años, no existía en Córdoba esta posibilidad real.

Cordialmente.

Cr. Julián Benassi
Asesor General

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fachada Casa Central.

 

Fracción Gandhi de Horizonte.

 

 

 

 

 

 

Cr. Julián Benassi en Tv. – Canal C – Programa “Al fin y al cabo”