Cr. JULIAN BENASSI


Vivienda Social: Las promesas electorales y las concreciones
de Horizonte

LAS PROMESAS ELECTORALES

Es ya un clásico, que cada dos años al aproximarse épocas electorales, desde los distintos niveles de gobierno se anuncien estridentes nuevos planes de vivienda oficiales, los que luego terminen siendo para pocos, o se “desinflan” por exceso de requisitos solicitados o por falta de fondos para su financiamiento, o por otros impedimentos.

El problema y consecuencia que produjeron históricamente es que terminan paralizando o inmovilizando a sectores esperanzados, que en realidad durante todos esos años de promesas pudieron, aunque más no sea, autoconstruirse o acceder por otra vía a una moderada e inicial casa propia.

En esta oportunidad el Estado pre-anuncia préstamos hipotecarios a baja cuota inicial, para quienes califiquen en el sistema bancario, dispongan de un 20% del costo de la casa o bien, de un lote propio con escritura y además, se dispongan a estar 30 años pagando la respectiva deuda hipotecaria. En fin, habrá que ver cuántos serán los sectores esperanzados antes de las elecciones y cuántos los realmente beneficiarios después de las mismas, pero… bajo distintos nombres de Planes, “a esta película ya la vimos”.

 

LAS CONCRECIONES DE HORIZONTE

LO HECHO
Considerando que la amplia mayoría de la ciudadanía cordobesa conoce la obra y el impacto social de Horizonte, el facsímil de La Voz del Interior abajo publicado, nos exime de mayores comentarios, en honor a la brevedad.

LO NUEVO
Ante la difícil situación económica por la que atraviesa la ciudadanía, a fines de 2016 tomamos la decisión de diseñar y lanzar –para que nuestros actuales y futuros Asociados más afectados mantengan la posibilidad de acceso a la casa propia– una nueva tipología de vivienda denominada “E – COMPACTA”, la que se sumará a las 5 Tipologías ya existentes. El diseño y costo de esta nueva Tipología se encuentran ya avanzados, y sólo incluirá las previsiones mínimas indispensables para constituir una vivienda digna, aunque de más bajo costo.

A continuación reproducimos planos y fachadas disponibles (que no son aún los definitivos), estimando que por ejemplo para una vivienda de dos dormitorios –de aproximadamente 55 m2– su costo total no superará los $600.000 y su aporte mínimo mensual de cancelación rondará los $3.600 (actualmente el monto mínimo de cancelación mensual de una vivienda de Tipología “D” de dos dormitorios ronda los $4.600 –mediando Petición Especial aceptada para reducir aportes de devolución mensual–).

LOS PALOS EN LA RUEDA

Sabido es que Horizonte basa la amplia accesibilidad de sus viviendas es decir también, su fuerte impacto social, en razonables plazos de cancelación total, flexibilidad en aportes, cumplimiento en entregas de las obras –salvo dificultades externas– y fundamentalmente en sus bajos costos logrados (hasta un 22% a 35% menos de lo que al Estado le cuesta construir  similar vivienda). Sin estas características, la vivienda autofinanciada resultaría imposible para sectores menos acomodados; cuando en realidad es el Estado quien tiene la obligación constitucional de hacer efectivo el irrenunciable derecho de acceso a la vivienda digna, a todo ciudadano.

No obstante todo lo expuesto son incesantes (una tras otra) las embestidas de origen Estatal que nos empujarían a subir costos de la vivienda y/o a incumplir plazos de obras o servicios necesarios, si no las repelemos por la vía administrativa o judicial, o aún por la vía de la protesta.


Aguas Cordobesas (AA.CC).
Fue de las primeras en exigir que le ejecutemos o solventemos obra pública fuera de nuestras Fracciones, es decir, dentro de su área de concesión por la cual cobran tarifas y concretan su lucrativo negocio (Usted invierte, ellos ganan).

La legislación al respecto, desde el Código de Aguas (Ley 5589) hasta la del Cargo Tarifario (Dec. 1284/10) que todos los usuarios cordobeses pagan, deja a cargo de AA.CC ejecutar dichas inversiones, incluyendo “obras complementarias y de acceso al servicio de agua potable”. No obstante lo cual y como punto de conciliación ante amenazas extorsivas de dejarnos sin agua, Horizonte aceptó –históricamente– ejecutar o solventar excepcionalmente alguna moderada obra de aproximación (que sigue siendo obra pública a cargo de AA.CC). Pero aparentemente “la grieta” se profundiza nuevamente ya que en las Fracciones de San Ignacio y Palmas III, volvieron a exigir obras innecesarias, excesivas y de alto costo.

Si accedemos seguir por este camino “el collar saldrá más caro que el perro” (y la obra para AA.CC, más cara que la tierra) y por tal motivo exigiremos a AA.CC que nos de agua donde manda la normativa, con o sin colaboración de la Cooperativa; en caso contrario, será la Justicia quien dirimirá la cuestión de fondo incluyendo específicamente, que quantum de obra de aproximación podría eventualmente resultarnos exigible (o ninguno).

 

La tiranía que demora su casa y servicios.
Otro de los “deportes preferidos”, de la larga pirámide de funcionarios y aún simples empleados que intervienen en las temibles autorizaciones para “abrir el grifo” de una Fracción   o también, en el caso municipal para autorizar un mero (inevitable) cambio de proyecto de loteo aunque sea menor, consiste en estirar innecesariamente los tiempos y los requisitos (muchas veces improvisados por el propio empleado), generando así angustias, malestares y protestas entre nuestros Adjudicatarios. Seguramente que se requerirán aquí medidas de acción y corrección más drásticas por parte de la Cooperativa.
El nuevo impuesto fantasma.
Brevemente descripto el hecho, desde noviembre de 2016 la Dirección General de Rentas, “pinchó” en forma clandestina la cuenta bancaria de Horizonte sin dar explicaciones y a través de un mecanismo denominado SIRCREB. Al mismo tiempo ordenó a todos nuestros proveedores que cargaran un 4% (o más) a la facturación de Horizonte y luego “percibiera” dicha cifra para girarla a la Dirección.

Más adelante, el 05/01/017, se nos anotició que se nos había inscripto en el Impuesto Sobre los Ingresos Brutos (ISIB), que no es legalmente aplicable para el caso de nuestra Cooperativa y que de haber prosperado, el costo de la vivienda podría haber subido hasta un 4% extra. Es decir, que se hubiese instalado así un impuesto a la casa propia, ejecutada con aportes y trabajo propios, y organización Cooperativa propia… ¡insólito!

Tras una intensa batalla extrajudicial que dejó a dos funcionarios al borde de la denuncia penal (además de las de tipo civil), sorpresivamente el día 21/02/017 Cooperativa Horizonte fue dada de baja por la D.G.R como contribuyente. Tanto el alta como la baja insólitamente fueron dadas “de oficio” y de manera incomunicada; am-bas acciones con fecha retroactiva al 30/08/016.

En síntesis, ni la Cooperativa ni sus Asociados fueron contribuyentes del ISIB, ni un solo día. Lo que queda ahora es por recuperar de manos de la D.G.R los $7.112.067 (el equivalente a 10 viviendas), que nos fueron indebidamente sustraídos en el lapso mencionado.


El próximo en la lista.
Según noticias previas recibidas, se estaría preparando una nueva tasa del 1% que, apoyada en cierta normativa del Banco Central, pasaría a cobrarle Rapipago a todo Asociado que aporte en efectivo por esa vía.

La causa invocada se resumiría en el costo por recontar efectivo –como si alguien alguna vez hubiese podido pagar o cobrar algo sin recontar–. De confirmarse esta noticia, la pondremos en inmediato conocimiento de nuestros Asociados, recomendándoles al mismo tiempo, que no hagan uso de dicho servicio  –Rapipago– salvo en casos mínimos e inevitables.

 

EN SÍNTESIS:
En este país de la Viveza Criolla mal entendida, que muchos ejercen, cada día surge un nuevo requisito y/o un nuevo “cobrador” en la fila, y una nueva batalla para posibilitar  no incrementar costos, así como nuevas y mejores viviendas, y ser puntuales en nuestras entregas de obras.

Esperamos seguir contando con el respaldo activo del Asociado y, de ser necesario, con su apoyo presencial para proteger su derecho de acceso a la vivienda digna, sin admitir “avivadas”.

Cordialmente.

 

Cr. Julián Benassi
Asesor General

Dr. Carlos E. Moro
Presidente